Los Elfos; descripción y características

Los elfos son seres pequeños de aspecto humanoide; orejas en punta, ojos almendrados, cabellos lisos y muchos de ellos gozan de una gran hermosura. Su apariencia es frágil y delicada, aunque son muy fuertes y ágiles.

A continuación hablaremos sobre sus características:




Ilustración de Jean-Baptiste Monge

 

Origen:

Muchas leyendas afirman que los elfos fueron los primeros habitantes de la Tierra. Nacieron bajo la luz de las estrellas en bosques rodeados de naturaleza, por eso se dice que los elfos son la naturaleza personificada. Dicen que sus primeros orígenes fueron en bosques de países nórdicos.

Personalidad:

La personalidad de un elfo puede variar con respecto a su estilo de vida, comunidad en la que viven, etc, pero mayoritariamente los elfos suelen ser seres reservados, algo desconfiados, colaboradores, buenos amigos y bondadosos.

Habilidades:

Un elfo es un ser muy sigiloso y silencioso y en la mayoría de los casos pasan desapercibidos para el ojo humano, pero en alguna ocasión se dejan ver por los humanos. Son muy velozes y grandes trepadores y escaladores.

Esperanza de vida:

Un elfo puede vivir cientos de años y en algunos casos se dice que son inmortales. Durante algunos años el elfo puede tener un aspecto juvenil y delicado, pero a medida que pasa el tiempo, su piel se va haciendo más oscura y les van saliendo algunas arrugas y así se mantendrán durante cientos de años.

Ilustración de Jean-Baptiste Monge

Poderes sobrenaturales:

Los elfos poseen una serie de poderes y dones sobrenaturales, tales como mayor facilidad para la visión nocturna que los humanos, comunicación con los animales y pueden interactuar junto con los elementos naturales (agua, tierra, fuego y aire). También se dice que pueden tener poderes psíquicos como telepatía y en algunas ocasiones telequinesia. Muchos de ellos tienen grandes poderes de adivinación, sanación y son expertos en fabricar distintos tipos de pociones curativas y de buena suerte con plantas y elementos naturales. En algunos casos y si se ven amenazados, pueden incluso provocar ciertos males, aunque esto último solo lo harían en casos extremos si notan que su vida está en peligro o como defensa ante aquellos seres que quieran hacerles daño.

Estilo de vida:

Los elfos adoran vivir en comunidades y rodeados de naturaleza. Armonizan a la perfección con los bosques, ríos, vegetación, mar, etc. Sus vestimentas pueden variar dependiendo de su cultura y personalidad, pero de normal suelen vestir con ropas de color verde y tonos marrones. Utilizan estos dos colores básicamente por dos razones: para camuflarse mejor en la naturaleza y porque adoran los colores de la Madre Tierra. Apenas tienen leyes que rijan una forma de vida en concreto; su ley principal es vivir en armonía y en paz.

Cultura:

Adoran la música y los cantos e interpretan sus propias melodías con instrumentos que ellos mismos fabrican y al compás de los sonidos de la naturaleza como el canto de los pájaros y el sonido del agua y del aire. Son muy buenos escritores de poesía y siempre que pueden festejan sus celebraciones con cantos y bailes.

Ilustración de Jean-Baptiste Monge

Guerras:

A pesar de lo que se dice en la literatura élfica, rara vez es la ocasión en el que los elfos hayan tenido que involucrarse en guerras. Ya hemos comentado que los elfos viven en diferentes comunidades y aún así, entre los distintos pueblos de elfos, la armonía y el buen entendimiento está asegurado. En alguna ocasión han tenido que luchar contra sus enemigos, pero rara vez con otros elfos. Aún así, son expertos en el manejo de arcos y flechas y espadas.

Idioma y escritura:

Este es un tema algo controvertido ya que el idioma élfico que podemos encontrar en la actualidad, suelen ser invenciones fantásticas de autores conocidos como J.R.R Tolkien, aunque si es verdad que los elfos poseen su propia lengua, aunque lamentablemente, el idioma original élfico no se conoce o se ha perdido en el tiempo.

Símbolos:

Existen numerosos símbolos que rodean a los elfos. Todo depende de dónde vivan, pero en general, los símbolos y objetos más utilizados por ellos son las piedras semipreciosas (cuarzo, jaspe, ágata, ónix…), plantas de muchos tipos y flores. También les son útiles los símbolos celtas y símbolos nórdicos. Cualquier símbolo que esté relacionado con la naturaleza son apropiados para ellos.

Alimentación:

Al ser descendientes directos de la naturaleza, los elfos se alimentan en gran parte de productos vegetarianos como plantas, miel,  hierbas, semillas. Adoran el agua pura de ríos y manantiales. Elaboran sus propias bebidas como varios tipos de vino, cerveza, aguamiel, etc. No suelen alimentarse de carne animal ya que consideran a los seres vivos como semejantes. Algunos elfos tampoco se alimentan de plantas ya que también las consideran seres vivos, aunque este tipo de elfos suelen caer enfermos ya que todo ser, por mucho que respete la naturaleza, debe alimentarse para poder sobrevivir. Aunque puede que algunos sean inmortales, si no se alimentan como es debido pueden enfermar y morir.

Tipos de elfos:

No está muy claro si hay varios tipos de elfos. Muchos creen que sólo existe un tipo de elfo, independientemente de que habiten en varios lugares como bosques, campos, montañas, etc. Algunos dicen que existen los elfos silvestres, lunares, dorados, salvajes, marinos…

En el apartado Tipos de Elfos hablaremos sobre los tipos de elfos que hay, sus nombres y características.

Ilustración de Jean-Baptiste Monge

Descendencia:

Como todos los seres vivos, los elfos también tienen descendencia. En la grandísima mayoría de los casos, los elfos se reproducen entre sí (con los de su especie), pero existe una muy rara y remota posibilidad que un elfo se enamore de un ser humano y tengan descendencia; en este caso el fruto de dicha unión se denominaría semielfo. Los semielfos poseen parte de las habilidades y poderes de los elfos, aunque su tamaño es como el de un humano. La esperanza de vida de un semielfo oscila entre los 100 y 120 años, con lo cual, los semielfos no son inmortales.

Hábitat:

Desde el comienzo de los tiempos, los elfos han vivido en comunidades en medio de los bosques, montañas y demás lugares rodeados de naturaleza. Construyen sus propias casas. Por desgracia, la mano del hombre y el afán de destruir los bosques para construir edificios han hecho que los elfos huyan de estos parajes naturales y se hayan escondido en cuevas o bajo tierra. Mucha gente dice que todo esto ha provocado la extinción de estos fantásticos seres.

Confusiones frecuentes:

Con regularidad se tiende a confundir a los elfos con duendes, gnomos, hadas y demás seres diminutos. No son exactamente los mismo, aunque puede que todo sea lo mismo dependiendo de la zona en dónde vivas. Por ejemplo, según la mitología nórdica son elfos, según la europea esos mismos seres se les llama duendes. En el apartado “Diferencia entre Elfos y…” explicaré las diferencias entre unos y otros.

Ilustración de Jean-Baptiste Monge

Desde tiempos lejanos, la creencia en estos fantásticos seres ha estado muy presente. Hoy en día los elfos han pasado a ser seres mitológicos y fantásticos creados imaginariamente por la cultura popular.

Que hayan existido, existan o simplemente sea una invención del ser humano, hay que tener en cuenta que un elfo es un símbolo de naturaleza y en la mayoría de los casos, creer en los elfos, existan o no, se ha convertido en un filosofía que puede ayudar a la gente a tener más aprecio por la naturaleza y por los elementos que nos rodean. Al fin y al cabo los seres humanos formamos parte de la Madre Tierra.



Post navigation

A %d blogueros les gusta esto: